viernes, 22 de marzo de 2019

Grosser Mythen 1.898 m ( T2 )


Distancia: 11,77 Km
Tiempo: 4h 17'
Altitud máxima: 1.898 m
Altitud mínima: 1.404 m
Desnivel positivo acumulado: 716 m
Dificultad técnica: T2
Track: Wikiloc

Pues ya ha llegado Yiye desde España, pero con tan mala suerte que justo estos días se estropea el tiempo y aunque para mañana y  pasado mañana no es tan malo, para hoy dan lluvia casi todo el rato. Como nosotros no queremos perder un solo día, elegimos una montaña no muy complicada y cerca de casa por si acabamos chorreando, como parece que va a pasar. Estas premisas nos llevan al Grosser Mythen, que con su atractiva silueta bien se merece una visita.

Aparcamos el coche en Ibergeregg, cerca del Hotel-Restaurante Passhöhe y comenzamos a caminar siguiendo las indicaciones del Wanderweg


Y como no podía ser de otra forma, al poco rato se pone a llover, y tuvimos que "sacrificarnos" y hacer una parada en el Berggasthaus Holzegg y calentar el cuerpo con una infusión.... o fué una cerveza? no lo recuerdo bien.
Casi una hora después dejó de llover y nos volvimos a poner en marcha, pero la alegría no duró mucho, pues al poco rato nos tuvimos que poner al refugio de unos árboles, pues la lluvia volvió a aparecer. Hasta que nos cansamos de esperar y decidimos seguir aunque lloviera, que para eso somos unos machotes ibéricos.


Y cual no sería nuestra sorpresa que al poco paró y ya no nos volvió a caer una gota en todo el día.


Y eso que al principio el cielo se mantenía bien gris.


Lo que sirvió para que nos encontráramos algunos animalillos de esos a los que si que les gusta que llueva.


Y así fuimos avanzando, disfrutando de la caminata...


...y del paisaje que nos rodea.


Como el hermano pequeño del Grosser Mythen, el Kleiner Mythen.


En la parte alta el camino está más que bien asegurado, pero no me gustaría nada tener que recorrerlo durante una tormenta eléctrica, con todos esos hierros por ahí.


Ya en la cima nos encontramos la típica cruz...


...y un no tan típico banco de madera pensado para los suizos, que deben de tener las piernas bastante más largas que nosotros.


El paisaje que se abre ante nosotros es sencillamente espectacular y tuvimos la gran suerte de poder disfrutarlo, ya que durante ese rato, el cielo se abrió del todo.


Allí arriba hay hasta un restaurante donde poder comer y beber algo si te apetece. Si es que estos suizos están muy bien preparaos, jajajaja.


A la bajada se nos volvieron a meter nubes,


que lejos de molestar, le dieron al paisaje un toquecillo como más alpino.


De vuelta al coche decidimos hacer otra parada en el Berggasthaus a tomarnos una "cañita" que aquí las ponen a la medida de sus bancos de madera.


Y es que las cervezas saben mejor cuando los deberes quedan ya a nuestra espalda.


Va por ti amigo.

viernes, 15 de marzo de 2019

Brüggler 1.777m (T2,II)


Distancia: 10,99 Km
Tiempo: 2h 57'
Altitud máxima: 1.777 m
Altitud mínima: 1.233 m
Desnivel positivo acumulado: 678 m
Dificultad técnica: T2, II
Track: Wikiloc

Esta tarde tengo que ir a recoger a Yiye al aeropuerto, que viene unos días para hacer montaña juntos, así que solo tengo tiempo para hacer algo rápido por la mañana. El objetivo elegido es el Brüggler, cerca de casa, fácil y con buenas vistas.
Aparco el coche en Schwändital y echo a caminar por el mismo camino que recorrí hace tan solo unos pocos días, cuando subí al Wageten.


Al poco rato me encuentro ante su pared sur, donde podemos encontrar una zona de escalada deportiva con rutas de varios largos.


El camino es sencillo y está bien señalizado. Asciende por la loma verde de la izquierda, desde donde ya se puede ir disfrutando de este paisaje.


Un poco más arriba se llega al collado que separa el Brüggler del Chöpfenberg.


Y continuando hacia el este unos pocos metros se alcanza sin mayores dificultades el objetivo elegido para hoy.


Es el momento de sentarse unos minutos a disfrutar de las maravillosas vistas que me rodean. Hacia el sur...


...y hacia el este también, donde resalta el Riseten en primer plano.


Y viendo el carril que lleva hacia él, me decido a hacerle una visita. Así que me echo de nuevo la mochila a la espalda y me pongo otra vez en marcha.
La sorpresa vino cuando a unos pocos centenares de metros del final, me encuentro el camino cortado por una cerca electrificada para el ganado y con un montón de vacas sueltas detrás. 


Pensando que no era un buen momento para un electroshock en la entrepierna o una cornada en el culo, decidí volverme por donde había venido. Que de todos es sabido que en montaña no es buena idea correr riesgos innecesarios. :-)

viernes, 8 de marzo de 2019

Primer intento al Vorder Glärnisch 2.328m (T4-, II)


Distancia: 11,90 Km
Tiempo: 5h 20'
Altitud máxima: 1.857 m
Altitud mínima: 506 m
Desnivel positivo acumulado: 1.413 m
Dificultad técnica: T4, II
Track: Wikiloc

Cualquier montañero en su sano juicio que vea esta montaña querrá subirla y aunque la salud del mio se pueda poner en entredicho, yo también quise subir allí arriba. Así que una bonita y soleada mañana de Julio me puse manos a la obra. 
Para evitar cruzarme con mucha gente decidí no subir por la ruta normal, si no por otra menos concurrida por su vertiente sur.


Lo que a la postre supondría un gran error puesto que el sol y el calor me las hicieron pasar canutas. Y aunque la primera parte del recorrido transcurre a la sombra...


... la temperatura se mantuvo todo el día por encima de los 30° llegando a marcar mi reloj los 38,5°. Osea, muuuuucho calor.


Y muchos metros que subir, la gran mayoría sin la sombra de los árboles.


Pero aquí no he venido obligado sino por gusto, y a pesar de la chicharrera, me siento realmente un privilegiado al poder disfrutar de este maravilloso panorama sin otro ruido que el de mis pasos y mi respiración.



Pero aunque todo se ve tan bonito no debo pararme demasiado a sacar fotos o a descansar porque la predicción dice que esta tarde habrá una tormenta de las gordas por esta zona. Y la verdad es que ya se empiezan a ver algunas nubes que antes no estaban.


Así que le doy caña a las piernas y en poco más de hora y media ya me he despachado casi mil metros de desnivel.


Aún me quedan 900 metros para los que necesitaría unas dos horas aproximadamente, y si miro al sur parece que voy a tener tiempo suficiente,


pero si miro hacia el norte la cosa pinta ya más gris.


Aunque sin ningún motivo para darme la vuelta, aún. Así que continuo mi camino que ahora me lleva por una estrecho pasillito verde hasta una repisa desde donde se continua con una corta escalada en roca de grado III.


El paisaje que se despliega ante mis ojos me hace sentir el montañero más feliz del mundo.


De pronto un fuerte ruido me saca de esa nube en la que estaba y me trae de golpe a la realidad. Miro hacia arriba esperando ver caer un montón de piedras pero no pasa nada.
Me pregunto que habrá sido eso. Al no ver nada raro sigo caminando, pero antes de dar diez pasos vuelvo a escuchar el mismo ruido seco, esta vez aún más fuerte. Vuelvo a mirar hacia arriba...


Son truenos !!!  En unos pocos minutos se ha cerrado el cielo por completo y ha empezado una tormenta electrica. Pienso en como voy a destrepar los pasos de roca que acabo de escalar y a desandar por ese estrecho pasillo con la hierva mojada si se pone a llover, así echo a correr (literalmente) para abajo y consigo pasar por ahí justo cuando grandes gotas de agua empiezan a vestir las rocas de mi alrededor con un traje de lunares.
Los truenos son cada vez más fuertes y más seguidos y me muero de miedo al verme corriendo por mitad de estás pendientes tan inclinadas en mitad de un aguacero y cayendo rayos por todas partes.
Justo cuando llego a la zona arbolada decido meterme debajo de unas rocas enormes como casas que alguna vez cayeron desde allí arriba y que ahora me ofrecen un refugio donde tomar un poco de aire y esperar a que escampe, lo que me deja acuclillado más de una hora, tras la que al parar de llover decido ponerme de nuevo en marcha, pero las piernas se han quedado agarrotadas por el tute que les he dado corriendo para abajo casi mil metros de desnivel negativo y por haberse enfriado en esa postura, así que los primeros metros los ando como un pato. jajajaja, que vergüenza si me ve alguien así.
Al llegar de nuevo al pueblo el cielo se ha vuelto a abrir.


Y con las nubes, se disipa también mi miedo a que "me parta un rayo".



Bueno, pues una nueva experiencia y una montaña más a mi lista de pendientes. :)

jueves, 27 de julio de 2017

Wageten 1.755m (T4, III)


Distancia: 11,92 Km
Tiempo: 3h 47'
Altitud máxima: 1.755 m
Altitud mínima: 1.215 m
Desnivel positivo acumulado: 1.243 m
Dificultad técnica: T4, III
Track: Wikiloc

Con la moral por las nubes tras la última salida a la montaña decidí plantearme un reto más complicado. La arista que une el Wageten con el Brüggler y el Chöpfenberg que cuenta con una dificultad de T5+, III.

Así que poco antes de las seis y media de la mañana me ponía en marcha desde Schwändital.


Desde donde una pista forestal me conduce durante unos tres kilómetros y medio aproximadamente hasta el comienzo de las dificultades. 


Pasando por Stattboden, desde donde pueden contemplarse las paredes sur del Brüggler a la derecha y del Chöpfenberg a la izquierda.


Y justo frente a ellas, a mi espalda, la fantástica y por el momento para mi inalcanzable cara norte de la Rautispitz.


Llegado al kilómetro 4 del recorrido, el track que estaba siguiendo me hacía cruzar por mitad de una ladera muy empinada llena de arbustos por donde no se veía ningún camino y por hacerle caso me puse las piernas bonicas de arañazos y solté por la boca todo tipo de blasfemias que no creo necesario reproducir en esta crónica. Y todo eso para después y desde arriba darme cuenta que si hubiera seguido unos 300 metros más adelante, habría llegado al mismo punto pero por un senderito mucho más cómodo.


Un poco más adelante, me encuentro delante de un muro de unos 7 metros de altura y grado IIIº ...


... que se supera sin mayores complicaciones para acceder a la arista superior y ver por fin la cruz que marca la primera de las cimas de hoy.


A la que consigo llegar después de pelearme un rato con las ramas y las agujas de los pinos que crecen por allí y que complican y mucho el avance. Y todo esto solo para darme cuenta de que la cima no era esa, si no que solo es una cima secundaria adornada con una cruz y que tengo que retroceder por donde tanto trabajo me ha costado pasar para volver a bajar y unos pocos metros más adelante encontrar un camino mucho más fácil y con una cadena para proteger los pasos más delicados que me lleva, esta vez si, hasta la cima del Wageten.


Desde donde hacia el este se disfruta de las vistas sobre el Walensee.


Y hacia el oeste de la arista que tengo pensado recorrer, con el Brüggler primero, un poquito a la izquierda y el Chöpfenberg al fondo del todo.


Me bajo de la cima y continuo por el camino marcado, muy pegadito a la pared sur.


Hasta llegar al collado donde empieza la ascensión al Brüggler, y creerme de verdad cuando digo que busqué y rebusqué la forma de pasarme al la ladera sur por donde se supone que se tiene acceso a la arista y no encontré nada de nada.


Resignado decidí olvidarme del track y seguir por la ladera norte con la esperanza de poder acceder desde algún punto a la ansiada arista, pero durante mucho rato lo único que podía ver era un muro enorme de unos 200m con muchas posibilidades para la escalada deportiva pero desde luego no para el senderismo por muy T5+ que sea.


Eso si, me lo apunto por si alguna vez retomo la escalada como tal, porque tenía pinta de ser muy entretenido.


Algo menos de dos kilómetros más adelante y tras superar una nueva trepada de IIº/IIIº vuelvo a la arista, no sin antes deleitarme con el panorama que desde allí ofrece el Bockmattli, unas agujas calcáreas cuya cima principal casi llega a los 2.000 m de altura y que son otro pequeño paraíso para la escalada tanto deportiva como clásica.


Cuando me dispongo a enfrentarme a lo que yo esperaba que iba a ser un recorrido rocoso me encuentro con esto.


La vegetación lo cubre prácticamente todo y se hace realmente penoso el avance. Por suerte en algunos puntos no está tan mal.


Hasta que llego a un punto donde no lo veo claro. Son solo un par de metros, pero no termino de verlo, y la caída sería de 20 o 30 metros.


Así que decido abandonar la arista y pasarme a la vertiente norte, muy inclinada y sin ningún camino marcado. Puedo ver la cumbre desde aquí. Al fondo del todo sobre ese resalte rocoso. Ni siquiera sé si se puede alcanzar desde este lado.


Estoy cansado y desmotivado. Decido darme la vuelta y al poco descubro que el camino a la cumbre del Brüggler es corto y fácil.


Ni siquiera para eso tengo ganas ya. La montaña me ha dado una lección de humildad. Me ha puesto en mi sitio. Es en lo único que pienso mientras bajo por este precioso valle en dirección al coche.


Lo que está claro es que no se puede vivir de los éxitos del pasado y que si quiero seguir progresando el único camino es el entrenamiento y una buena plantificación de la actividad. 

Volveré.